Algunos de los motivos por el que cliente pasa a ser deudor

tipos de morosos

Como ya sabemos son muchos los motivos por lo que se pueden entrar en las listas de morosos. Los principales motivos son la falta de liquidez, donde los pagos llegan antes que los ingresos previstos, la persona se endeuda para hacer frente a los pagos y luego no puede hacerse cargo de los préstamos solicitados.

Por situaciones varias, este sería el cajón desastre, ahí entran casos de todo tipo: problemas personales, enfermedades, despidos, etc. podríamos resumirlo en cualquier situación inesperada que hace que la situación económica varíe de la noche a la mañana. Por un tema de ego, aquí el problema no es la falta de solvencia sino más bien la disconformidad ante un pago que la persona considera injusto. Malas gestiones económicas, la persona compra a plazos o solicita algún crédito sin tener saneadas sus cuentas.

Podríamos decir en líneas generales que esos son los principales motivos por los que se entran en las listas de morosidad. Veamos ahora unas preguntas clave que nos hará plantearnos ante qué tipo de deudor estamos.

Preguntas que se hacen para conocer el tipo de deudor

  1. ¿Está dispuesto a hacerse cargo del débito?
  2. En este momento ¿puede pagar?
  3. ¿Está informado de todo lo que tiene que pagar?
  4. ¿Actúa de buena fe?
  5. ¿Cuál es la razón por la que no ha pagado? ¿es una razón objetiva o subjetiva?

Estas son algunas de las preguntas que se formulan, para tener un conocimiento más exhaustivo del cliente y para conocer cuál fue el motivo del impago. Así se conocería el motivo del impago y si ha estado motivado por alguno de estos casos:

  • El cliente decide no pagar por que el servicio prestado o el producto comprado no cumple los requisitos necesarios o está defectuoso.  En este caso, hablamos de que hay una razón objetiva. En cambio, si se niega a pagar porque considera abusiva la deuda sin motivo alguno, hablaríamos de razón subjetiva.
  • En la compra-venta interviene otra empresa, como por ejemplo, una empresa de mensajería. El error viene ocasionado por este intermediario que no entrega el producto en el tiempo previsto, así que el cliente retrasa el pago. En este caso, hablamos de que hay una razón objetiva.
  • El cliente puede pagar pero no quiere ya que tiene otras prioridades. En este caso, el deudor está actuando de mala fe.
  • El cliente ni quiere ni puede pagar, hablamos de un cliente insolvente. Este perfil de cliente es aquel que compra aún a sabiendas de que no tiene solvencia para hacerse cargo de los pagos. El deudor lo hace de manera intencionada.
  • El cliente sí quiere pagar pero en ese momento no puede. Pagará en cuanto le sea posible. El deudor es de naturaleza transitoria.

Una vez que conocemos todos los factores que llevaron al cliente a estar en la lista de morosos nos ayudará a trabajar de manera más eficiente para poder solventar su problema y poder ayudarlo a salir de morosos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*