Determina tu situación financiera actual

finanzas personales

Muchas personas tienen una filosofía simple de la vida: hay que trabajar duro y tratar de vivir lo mejor que se pueda. A la mayoría, sin embargo, le siguen montañas de cuentas por pagar, haciendo que los asuntos monetarios se conviertan en una fuente importante de estrés. A pesar de ello, pocos piensan que la planeación financiera personal les pueda ayudar a mejorar su calidad de vida.

Mientras más escasos sean los recursos que tenemos, más importante es saberlos administrar.

Estamos convencidos que para cualquier persona, el hecho de enfrentar sus finanzas personales hoy, puede cambiarle la vida.

Como en muchos otros aspectos de la vida, para trazar cualquier plan que vaya encaminado a lograr un objetivo se debe comenzar por el principio. Por entender qué es lo que está pasando en el presente: conocer el punto de partida, en dónde está uno parado.

Para algunos puede ser también la parte más difícil: saben que su situación no es muy buena y por lo mismo les da mucho miedo enfrentar la realidad. Todos hemos tenido este sentimiento: cuando no queremos subirnos a la báscula después de las fiestas de navidad.

Pero hay que hacerlo. Debes saber que no importa qué tan buena o mala sea tu propia situación, siempre puedes recuperar el control.

Calcula tu patrimonio

El patrimonio se calcula a través del balance personal. No te preocupes por el nombre, es muy sencillo hacerlo: saca una libreta y ábrela por la primera página; divídela con una línea en dos columnas. La primera, la de la izquierda, será la columna de tus activos (lo que tienes) y la segunda la de tus pasivos (lo que debes).

activos pasivos personales

Lo que tienes (activos)

Tus activos son tus cuentas de cheques o ahorro y tus inversiones. Ponlas en una lista y entra al portal de tu banco para consultar el saldo a la fecha. Si tienes casa propia y otras propiedades, también incluye su valor estimado.

Muchos me preguntan si deben incluir ahí también el valor de los autos que están a su nombre. Hazlo sólo si todavía los estás pagando – de lo contrario no te preocupes por eso. Recuerda que son bienes que se deprecian mucho. Puedes encontrar una referencia de valor en portales de compra-venta de automóviles por internet.

Lo que debes (pasivos)

Tus pasivos son tus deudas: tarjetas de crédito, préstamos personales, crédito de auto y crédito hipotecario. El saldo a la fecha también lo puedes encontrar en los portales bancarios.

Tu patrimonio

Calcular tu patrimonio es muy sencillo: tus activos menos tus pasivos. Es decir, lo que tienes menos lo que debes. El balance personal es importante porque te dice muchas cosas, por ejemplo: ¿Qué tamaño tiene tu patrimonio? ¿Es positivo o negativo? ¿Qué tan endeudado estás?

Haz un alto en el camino

Ahora es tiempo de pensar y de reflexionar. No tengas miedo: estás aprendiendo. Recuerda que la falta de conocimiento de tus finanzas puede ser más dañina para tu bienestar a la larga.

La ignorancia, cuando se trata de dinero, es lo peor que te puede pasar.

Hoy, por el simple hecho de haber calculado tu patrimonio, estás mucho mejor que antes, porque ya diste el primer paso.

¿Cómo has manejado tu dinero?

Reflexionar sobre tus decisiones financieras en el pasado, cómo has manejado tu dinero, te permite encontrar tus propias lecciones, que debes aprender. Por ejemplo, mucha gente contrata créditos de nómina sólo porque se los ofrecen. En poco tiempo se convierten en un gran dolor de cabeza.

De ese análisis también podrás encontrar aspectos positivos que debes reforzar. Por ejemplo, hay personas que tienen el hábito de buscar ofertas para los productos que necesitan, particularmente cuando se trata de una compra grande.

Haz otro ejercicio que puede ayudarte mucho: toma otra hoja de papel de tu libreta y responde por escrito estas preguntas:

  1. ¿Cómo manejas tu dinero?
  2. ¿Estás contento con la forma como tu familia y tú manejan sus finanzas?
  3. ¿Cuáles son las áreas problemáticas?
  4. ¿Cuáles son tus actitudes acerca del dinero?
  5. ¿Sientes una cierta seguridad financiera?
  6. ¿Cómo te sientes acerca del desenvolvimiento que ha tenido tu vida financiera?
  7. Sé honesto contigo mismo: ¿Cuáles son las cosas que has venido ignorando?
  8. ¿Qué aspectos financieros te ponen más tenso?
  9. ¿Qué aspectos financieros manejas bien?
  10. ¿Sobre qué temas te gustaría tener un conocimiento mayor?
  11. ¿Qué has podido aprender sobre tus equivocaciones?
  12. ¿Qué has podido aprender de los éxitos financieros que has tenido?
  13. ¿Sabes verdaderamente cuánto dinero ganas? Escríbelo.
  14. ¿Sabes cuánto y en qué gastas? Escríbelo también.

Tus respuestas escritas te indicarán muy claramente cuál es tu situación actual, pero además te esbozarán gran parte del camino que debes seguir para lograr tu independencia financiera.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*