Principales causas de Impagos: la necesidad de una estrategia eficaz

cobro de impagos

Problemas de liquidez, financieros, económicos, fortuitos, pésima gestión, falta sistema cobro, emocionales entre las principales causas de Impagos. Es importante para las empresas incrementar los ingresos automatizando y agilizando el proceso de cobro.

La actual situación de la crisis del covid-19, según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, ha llevado a cuatro de cada cinco empresas españolas a extender sus condiciones de pagos a proveedores para no dañar la relación con sus clientes. Numerosas empresas y autónomos han visto deteriorada su situación financiera y mermada su capacidad para cumplir con las obligaciones de pagos con repercusión no sólo en la liquidez sino en su plantilla o equipo de trabajo. En un año se ha multiplicado por cinco el porcentaje de organizaciones que considera que el riesgo deudor aumentará el próximo año. Existe una creciente presión sobre las organizaciones para reclamar la deuda impagada con unas tasas de incumplimiento actuales en un mercado global cada vez más competitivos. 

Entre las principales causas de los impagos, y cómo influyen en la deuda, señalamos:

  • Problemas de liquidez y financieros, a veces las empresas no disponen de fondos suficientes para hacer frente a los pagos operativos y financieros produciéndose un cash flow entre cobros y pagos por un breve espacio de tiempo.
  • Motivos económicos, la empresa no puede hacer frente a sus pagos por diferentes circunstancias, la más frecuente es la bajada de los ingresos o ventas.
  • Las causas fortuitas, circunstancias que surgen de manera repentina y alteran el devenir empresarial ya sea por una enfermedad, siniestro, irrupción de un competidor en el mercado…
  • La pésima gestión o dejadez, acarrea enormes perjuicios para los proveedores y un incumplimiento de las obligaciones y pagos.
  • La falta de un sistema de cobro de facturas, o sistema informático que detecten los impagos y su acumulación, sin un sistema de control las deudas pueden acumularse o advertirse demasiado tarde. Y, por último.
  •  Razones emocionales, también son relevantes, van más allá de las buenas maneras y la educación, las malas formas no suelen reflejar buenos resultados en cuanto a recobro.

Las empresas han de prepararse ante la localización del riesgo y del recobro. Antes de firmar con un nuevo cliente hay que dejar muy claro ciertos requisitos básicos, en concreto: las condiciones de pago, la forma de pago, el aplazamiento de este si se produjera, tener cuidado con aquellos clientes que hayan sido rechazados por la competencia y las condiciones de la operación. Los impagos se producen, muchas veces, por no haber actuado con suficiente previsión. Hoy en día existen algunos mecanismos que evitan, prevén y previenen con antelación el riesgo de morosidad. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*